Ciclo “GUERRAS Y OTROS CONFLICTOS INTERNOS”

Combatirse a sí mismo es la guerra más difícil. Los conflictos más violentos con frecuencia tienen lugar dentro de cada uno y pueden llegar a hacer de nosotros mismos un cruel campo de batalla. Tan difícil es defender los principios propios como los territorios ajenos, y los dilemas internos que se plantean en tan extrema situación son de naturaleza parecida.

Vivimos en una cultura que fomenta la competición en todos los ámbitos, y normalmente no luchamos por derribar nuestras propias barreras, sino para invadir los límites ajenos. Es necesario explorar el territorio contrario y descubrir otras vistas para poder llegar a un punto de entendimiento y equilibrio justo. Tratar de solucionar las diferencias sin intentar comprender al otro genera un esquema ganador-perdedor que obliga siempre a una de las partes a renunciar a sus principios en beneficio del otro para que la relación se mantenga, aunque no sea en igualdad de condiciones. Pero esto es un precio demasiado alto y el desequilibrio acabará por destruir todo intento de entendimiento.

En el amor y en la guerra todo vale, pero vivimos en una cultura guerrera que alimentamos, a veces involuntariamente, hasta en los detalles más pequeños. Este ciclo trata de esas guerras (internas y externas) que a todos nos toca librar y de las que no siempre salimos indemnes.